--

-- CONCIERTOS

volver

--

Auditorio Manuel de Falla
Elgar y el Postromanticismo
Una Hora de Cámara

--
Domingo, 11 de abril de 2021

12 horas
AUDITORIO MANUEL DE FALLA
9 €

Venta de entradas


Programa
--

Frank Bridge (1879-1941)  
Cuarteto de Piano de Fantasia,en Fa sostenido menor  
Andante con moto-Allegro vivace-Andante con moto    

Frank Bridge (1879-1941)  
Fantasia para Cuarteto de Cuerda  
Allegro moderato Andante moderato
Allegro ma non troppo    

Edward Elgar (1857-1934)  
Quinteto para Piano y Cuarteto de Cuerda  

Moderato-Allegro Adagio

Andante-Allegro

Descargar Programa

Intérpretes
--

CUARTETO ARS NOVA & CORNELIA LENZIN
Cuarteto Ars Nova

Peter Biely, violín
Joachim Kopyto, violín
Andrzej Skrobiszewski, viola
Matthias Stern, violonchelo
Cornelia Lenzin, piano

Comentario
--

Hay música en el aire, música alrededor de nosotros, el mundo está lleno de ella y simplemente tomas la que necesitas. Edward Elgar  

El Auditorio Manuel de Falla trae una propuesta interesante con el concierto Elgar y el Postromanticismo, que tendrá lugar el domingo 11 de abril del 2021 a las 12h. El evento se dividirá en tres partes. Durante las dos primeras se interpretan obras del compositor Frank Bridge: el Cuarteto con Piano de Fantasia en Fa sostenido menor y la Fantasía para Cuarteto de Cuerda. Para finalizar, la última parte la protagoniza el compositor Edward Elgar con su obra Quinteto para Piano y Cuarteto de Cuerda.   Para entender la composición de estas obras es necesario saber el contexto cultural en el que fueron creadas. Si se escuchan las obras compuestas durante el Postromanticismo, se puede reconocer la variedad de sonidos en la armonía, tonalidad, forma… Además, prevalece el contenido musical a la estructura formal clásica de las composiciones. Así pues, los compositores de este movimiento, entre ellos los que hoy presentan sus obras, desarrollaron su imaginación para crear una música cargada de significado, color y disonancias que recreaban, ya no el idealismo, sino los pensamientos naturalistas de la época.   Frank Bridge fue un compositor y violista nacido en Brighton el 26 de febrero de 1879. Antes de morir, en 1941, compuso numerosas obras, entre ellas, teatrales, para piano y orquesta. Sin embargo, el género más destacado entre sus composiciones es el de la música de cámara e instrumental. El Cuarteto para Piano de Fantasía en Fa sostenido menor es una de sus grandes obras. Compuesta en el año 1910, la obra se distancia de las formas clásicas para dar paso a un nuevo estilo de expresión.   Las Fantasías se creaban para experimentar con los sonidos, desarrollando ideas musicales a lo largo de la obra. Todas estas ideas surgen de una principal con la que comienza la composición. Así pues, el Cuarteto con Piano de Fantasía en Fa sostenido menor está compuesta para violín, viola, violonchelo y piano y se divide en tres movimientos: Andante con motto, donde los sonidos fluyen siendo parecida a una Barcarola; continuando con un Allegro vivace, un scherzo que contrasta con todo lo anterior por su velocidad, pero que mantiene el desarrollo de las ideas principales; y, por último, el compositor vuelve al tempo del primer movimiento: Andante con motto. La obra finaliza con una coda breve con sonoridades y armonías con un carácter apasionado y agradables al oído del oyente.   La segunda obra es la Fantasía para Cuarteto de Cuerda. Fue compuesta en el año 1905 para dos violines, una viola y un violonchelo. Junto a la Fantasía Piano Trío en Do menor, es una de las obras más importantes para el compositor, pues le ayudaron a conseguir un reconocimiento ganando el segundo premio en el Concurso de Música de Cámara de Cobbett con la Fantasía para Cuarteto de Cuerda en 1905 y el primer premio con la Fantasía Piano Trío en 1908.   La obra se divide en tres movimientos: Allegro moderato, Andante moderato y Allegro ma non troppo. Como en la obra anterior, se percibe el contraste del tempo entre las secciones, así como cambios notables en la tonalidad de la composición. Además se hace uso de repeticiones de motivos principales dentro de cada movimiento.   Para finalizar el concierto, se interpreta el Quinteto para Piano y Cuarteto de Cuerda de Edward Elgar. El compositor inglés (1857-1934) nacido en Broadheath compuso esta obra con 61 años (1918) mientras se recuperaba de una intervención quirúrgica por problemas en la garganta. La obra está compuesta para dos violines, una viola, un violonchelo y un piano, reflejando la madurez musical del compositor.   Consta de tres movimientos: Moderato-Allegro, Adagio y Andante-Allegro. El sonido es muy colorido e innovador, donde la melodía la lleva el violín I mientras que los demás instrumentos le acompañan. No hay mucho contraste del tempo entre los tres movimientos, pues son pausados.   Tras esta breve explicación de las obras solo queda escuchar y prestar atención para entender lo que Frank Bridge y Edward Elgar querían transmitir con sus obras, reconociendo su genialidad, pues, gracias a ella, pudieron dar paso a un nuevo y memorable “resurgimiento” musical inglés.
Cristina Barcia Molina