--

-- CONCIERTOS

volver

--

Auditorio Manuel de Falla
Desde el otro lado del Atlántico
Una Hora de Cámara

--
Domingo, 9 de mayo de 2021

12 horas
AUDITORIO MANUEL DE FALLA
9 euros

Venta de entradas


Programa
--

Heitor Villa-Lobos (1887-1959): Bachianas Brasileiras nº5 para quinteto de cuerda
I. Aria (Cantinela)
II. Dança (Martelo)Ernst Mahle (1929-): Concertino para contrabajo y cuerdaAstor Piazzolla (1921-1992): Kicho para contrabajo y cuerdaAntonin Dvořák (1841-1904): Quinteto para cuerda, op.77
I. Allegro con fuoco
II. Scherzo
III. Poco Andante
IV. Finale/Allegro assai

Descargar Programa

Intérpretes
--

Concertante Camerístico
Componentes:
Peter Biely, violín
Atsuko Neriishi, violín
Mónica López, viola
José Ignacio Perbech, violoncello
FranoKakarigi, contrabajo

Comentario
--

Mi primer libro fue un mapa de Brasil, un Brasil que fui "peinando" en mis viajes […]. Después, la personalidad de la gente de esa tierra. Continué comparando mis estudios con las composiciones extranjeras y encontré algo capaz de apoyar y sostener mi personalidad y mis ideas. Heitor Villa-Lobos  
El domingo 9 de mayo tiene lugar el concierto Desde el otro lado del Atlántico en el Auditorio Manuel de Falla a las 12h. Durante una hora se presentan obras de músicos como Heitor Villa-Lobos, Ernest Mahle, Astor Piazzolla y Antonin Dvořák, interpretadas por Peter Biely (violín), Atsuko Neriishi, (violín), Mónica López (viola), José Ignacio Perbech (violoncello) y Frano Kakarigi (contrabajo).  
El programa comienza con el compositor y director de orquesta brasileño Heitor Villa-Lobos (1887-1959) y su obra Bachianas brasileiras nº5 para quinteto de cuerda. Las Bachianas brasileiras son una serie de nueve suites y, aunque cada número se interpreta de forma independiente, con una formación instrumental diferente, todas tienen algo en común: la curiosa fusión entre la música folclórica brasileña y el estilo barroco compositivo del músico Johann Sebastian Bach, adoptando elementos como el uso de ostinati, notas pedal y el movimiento continuo. La obra en cuestión es una de las más importantes del compositor. Fue compuesta entre los años 1938-1945 y se divide en dos movimientos: un Aria (Cantinela), que combina el estilo del aria italiana y la modinha, y una Dança (Martelo), donde su tema principal representa el canto de los pájaros de Brasil.              
El repertorio continúa con el director y compositor brasileño nacido en Alemania Ernst Mahle (1929-) y su Concertino para contrabajo y cuerda. Compuesta en el año 1978, la obra es la primera del compositor en presentar el contrabajo como solista frente a un grupo instrumental. E. Mahle utiliza armónicos, ritmos sincopados, la modalidad y grupos de valoración especial como los tresillos para crear esta composición.              
A continuación, se presenta la obra Kicho para contrabajo y cuerda del compositor y bandoneonista argentino Astor Piazzolla (1921-1992). El músico se centró en la composición de tangos, creando hasta 300 a lo largo de toda su vida. La obra es un tango dedicado a Enrique Díaz, apodado “Kicho”, un contrabajista y bandoneonista que acompañó al compositor en la orquesta de Aníbal Troilo y, posteriormente, en el quinteto Nuevo Tango. El compositor quiso reconocer su talento con esta obra donde se muestra el protagonismo del contrabajo, contribuyendo a lucidez del artista en la interpretación.             
Se cierra el concierto con el compositor checo Antonin Dvořák (1841-1904) y su Quinteto para cuerda Op. 77. Originalmente, fue compuesta en el año 1875 para un concurso de música de cámara en Praga. El compositor ganó el primer premio con esta obra, que constaba de cinco movimientos: los cuatro que se aprecian en el programa y un Andante religioso. Posteriormente, su editor musical Simrock catalogó la obra como Op. 77 en el año 1888, convirtiendo al quinto movimiento en una obra independiente: Nocturno para cuerdas Op. 40. La presencia del contrabajo incorpora a la obra una mayor sonoridad, uniendo motivos pequeños con secuencias largas en pasajes de contrapunto y cambios armónicos.  
Las obras que se presentan en el concierto construyen una atmósfera, pasando por los diferentes estilos compositivos de cada músico, con un elemento en común: la sonoridad del contrabajo como instrumento elemental y protagonista.
Cristina Barcia Molina